La palabra experta

Todos los estudios y opiniones profesionales concuerdan en que la lactancia materna asegura muchos beneficios y ninguna contra para la salud de los recién nacidos.

Ministerios de la Nación, la Organización Mundial de la Salud (OMS), además de asociaciones profesionales y ONGs especializadas, explican que amamantar con leche materna es la mejor forma de alimentación temprana: tanto para la buena salud física y mental de los bebés, como la de sus madres.

Según datos recopilados por la OMS, esto no es ampliamente respetado. Las estadísticas indican que los menores de seis meses alimentados exclusivamente con leche materna, no llegan al 40% de los chicos.

Otros estudios, realizados por la organización, demostraron que la lactancia materna contribuye a mantener una buena salud durante toda la vida. Los adultos que de pequeños recibieron una adecuada lactancia tienen menor tensión arterial, mejores índices de colesterol y menos predisposición al sobrepeso, la obesidad y la diabetes tipo.